RSS Actualidad separador RSS Opinion separador martes 26 de septiembre del 2017
  • El Ayuntamiento de Londres cobrará 10 libras a todos aquellos vehículos diesel que circulen por las zonas "de baja emisión"; el plan anticontaminación persigue rebajar los índices de dióxido de carbono que están entre los más altos del mundo.

Cuando David venció a Goliat

Martes, 12 Noviembre 2013

Meryland Cuevas

Cuando David venció a Goliat!. Estamos de enhorabuena!

Un secretario de los Juzgados de Paz de una localidad cercana a Sevilla, San José de la Rinconada, ha visto colmada su sed de justicia por el Juzgado nº 10 de lo Contencioso-Administrativo de la capital hispalense; este Tribunal sentencia que la norma que retiraba la paga extra de Navidad de 2012 decretada por el Gobierno Central  "es contraria a derecho". Ya se ha apresurado, lógicamente, el sindicato de funcionarios, CESIF, a advertir que en esta misma  situación se encuentran 55 mil funcionarios de toda España. Parece que la reacción en cadena está servida.

¿Cómo explicar que una norma decretada por la Administración no es justa o deja de serlo? Atendiendo a los Principios de Justicia Universal es muy fácil: cuando se ajusta a los pirncipios de la misma. La norma decretada tiene validez jurídica, es decir, es legal en la "línea de salida", aunque , como estamos viendo, los Tribunales de Justicia, a demanda  de la sociedad civil, refrenda o no esa validez conforme a derecho.

¿Qué significado tiene esto? Claramente, estamos ante un caso flagrante de arbitrariedad administrativa. El Legislador decreta por razones de eficacia económica o simplemente ideológicas y son los ciudadanos afectados en cada caso los que deben, a través de los Tribunales, demandar la validez jurídica de la norma, como hemos visto antes, su legalidad.

Casos como éste, la pequeña victoria de este funcionario, será un estupendo activador de conductas demandantes, un estímulo añadido para que la sociedad civil compruebe que en la práctica, de vez en cuando, David vence a Goliat.

Es fundamental el papel de la sociedad en tutelar la legitimación del poder. La praxis social nos demuestra que una Ley, es decir, una norma legal, puede no tener legitimidad moral (no ser justa) y tampoco ética  y, sin embargo, formar parte de nuestro ordenamiento jurídico.

Desde una visión constructivista podríamos decir que, si la realidad es una construcción mental: "No ves el mundo tal como es, sino tal como eres", dice el Talmud (libro sagrado hebreo), generemos nosotros las  oportunidades; venimos preparados "de fábrica" para multiplicar nuestras construcciones mentales de la realidad y con ello nuestras posibilidades de abrir nuevas perspectivas en cualquier ámbito, incluso, en la justicia social.

 

Administrador. 

Comentarios (0)

Dejar un comentario

Usted está comentando como invitado.

Tribuna Activa TV



Buscador